El buque escuela de la Marina de guerra alemana Gorch Fock quedó envuelto en el escándalo tras una muerte, rumores de motín y denuncias de acoso que llevaron a las autoridades alemanas a ordenar que el buque retorne al último puerto en el que había estado, el de Ushuaia, para comenzar a investigar la cuestión.
Buque escuela alemán fondeó en Ushuaia envuelto en un escándalo
09/01/2012
Retornó este jueves por orden del Gobierno alemán

Buque escuela alemán fondeó en Ushuaia envuelto en un escándalo

El Gorch Fock ya había saltado a los titulares en noviembre, cuando una cadete de 25 años, Sarah Lena. murió al caer desde un mástil a cubierta cuando el barco se encontraba en el puerto brasileño de Salvador de Bahía.

Las autoridades suspendieron entonces las tareas de formación e hicieron regresar a Alemania al resto de cadetes. El barco continuó la circunnavegación comandado por la tripulación permanente y otros oficiales enviados desde Alemania.

El miércoles último, sin embargo, el tema dio un giro inesperado debido a una carta del comisionado del Parlamento alemán para el Ejército, Hellmut Königshaus, según la cual algunos cadetes fueron acusados de haber protagonizado un motín a bordo del buque en protesta por la muerte de su compañera y por el maltrato de los superiores.

Desde las 13.45 horas de ayer el buque quedó anclado en la bahía de Ushuaia, a un kilómetro del puerto de la capital fueguina. Desde la costa se observó escaso movimiento en la nave, que ingresó a rada impulsado por su motor diésel y con las velas arriadas ante un fuerte viento en contra que descendía desde las montañas fueguinas.

“Debido al gran tránsito, es habitual que los barcos queden en la rada, que es la zona habilitada para los buques que no están en el puerto. Sucede esto porque el muelle es muy chico y no pueden ingresar hasta que no haya lugar. En este caso, quedará ahí al menos cuatro días”, dijo el capitán de navío argentino Marcelo Mario Davis, a cargo del Area Naval Austral de Ushuaia.

El capitán de fragata Achim Winkler, portavoz de la Armada alemana, negó por su parte tajantemente que se hubiese producido un amotinamiento a bordo del buque escuela. “El término es totalmente falso y exagerado”, dijo Winkler en conversación telefónica desde Ushuaia. El concepto de amotinamiento se refiere a una rebelión del conjunto de la tripulación, algo que no se registró en el Gorch Fork, señaló el marino alemán.

Winkler, quien estuvo a bordo de la nave alemana durante las últimas tres semanas hasta su primer arribo a Ushuaia, se reunió por la tarde con Davis en la sede de la comandancia naval de Ushuaia para ponerlo al tanto de la situación, después de que se publicaran informes sobre los hechos a bordo que el marino alemán calificó de “confusos”.

 

Constatación. Davis coincidió: “Se verificó que no había nada cierto de los motines y me comunicó que vienen al puerto para esperar a la comisión investigadora, que llegará la próxima semana”, dijo. Anteayer había sido notificado sobre el regreso del buque.

Winkler entregó a Davis un breve comunicado en el que señaló que “hace algunas semanas se produjeron divergencias a bordo del buque” y que “en consecuencia, el comisionado del Parlamento Alemán para las Fuerzas Armadas Alemanas resolvió que de inmediato se lleve a cabo una investigación a bordo del buque”.

Por este motivo “el Gorch Fock retornó al puerto de Ushuaia y aguarda allí el arribo de una comisión investigadora de la Marina Alemana”, concluyó el documento.

El ministro de Defensa alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, ordenó una investigación exhaustiva de las denuncias. Por este motivo dispuso ayer la partida de un equipo de investigadores rumbo a Ushuaia, que abordará el buque para iniciar las pesquisas.

Los cadetes se quejaron, entre otras cosas, de que los oficiales los obligaban a subir a los mástiles incluso aunque tuviesen pánico a la altura. Otros acusaron a la tripulación permanente de haber amenazado e incluso acosado sexualmente a un cadete. Ahora los investigadores buscarán aclarar las denuncias.

“Son acusaciones muy graves”, dijo el portavoz de la Marina alemana, capitán de fragata Alexander von Heimann. “Haremos todo lo humanamente posible para aclarar las cosas”.

El comisionado Hellmut Königshaus también negó que se hubiese producido un amotinamiento. “Sólo hubo algunos que dijeron: ante este accidente trágico no queremos retomar la rutina diaria. Esto no fue bien visto por la dirección de la nave”, dijo el comisionado parlamentario.

“Por mi parte no habrá juicios previos”, dijo el ministro Guttenberg, perteneciente a la Unión Social Cristiana (CSU) que integra la coalición de gobierno liderada por la canciller Angela Merkel. Sin embargo, aclaró el ministro, “naturalmente habrá consecuencias” en caso de que se demuestre que hubo comportamientos incorrectos en el barco.

El Comando del Area Naval Austral de Ushuaia había recibido el lunes pasado la visita protocolar de los jefes del buque de bandera alemana, liderados por su comandante, el capitán de navío Norbert Schatz, tras su primer arribo a esta ciudad el último domingo por la mañana.

El Gorch Fock realizó una escala técnica de tres días en Ushuaia, hasta el martes por la tarde, cuando partió con destino a la ciudad chilena de Valparaíso, hasta que se le ordenó el retorno al puerto argentino

 El buque escuela Gorch Fock, construido en 1958, puede llevar entre 85 y 138 cadetes. Desde su botadura ha recorrido 741.106 millas náuticas y ha visitado 439 puertos en más de 60 países.

El Gorch Fock tiene tres mástiles, está construido en acero y tiene una eslora (largo) de 81 metros, 12 metros de manga (ancho) y 5 metros de puntal. Desplaza 1760 toneladas. Los mástiles principales se pueden bajar para navegar por el canal de Kiel, y pasar por alguno de los puentes que lo atraviesan y llegar a su puerto base que es Kiel.

Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
73%
Es equivocada
27%
Cargando...