La jueza de la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Hilda Kogan, participó en Ushuaia de la capacitación brindada a jueces, fiscales y defensores como paso previo a implementar la flagrancia en la justicia fueguina. Salvando las diferencias de la cantidad de causas que se inician en Buenos Aires, Kogan destacó que el sistema ha redundado en “la no criminalización de alguien que en realidad cometió un delito, de alguna manera menor, y que lo puede resolver inmediatamente pagando su culpa con la sociedad”.
La flagrancia busca
09/01/2012
Poder Judicial Fueguino

La flagrancia busca "la no criminalización de delitos menores"

La jueza de la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Hilda Kogan, participó en Ushuaia de la capacitación brindada a jueces, fiscales y defensores como paso previo a implementar la flagrancia en la justicia fueguina.  

Kogan tuvo a su cargo el panel “Manejo de conflictos en las unidades judiciales” y en su calidad de Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, mostró toda su experiencia a los integrantes de la joven justicia fueguina.

En dialogo con la prensa Kogan explicó que en el Poder Judicial de Buenos Aires “empezamos con flagrancia hace ya varios años. Primero se empezó con un prototipo modelo para probar en la ciudad de Mar del Plata. Se puso en marcha en el verano donde hay mucho robo chiquito de la calle”.

La Magistrada dijo que “esto fue creciendo y ahora está en vigencia en toda la provincia de Buenos Aires” y si bien dijo que no podía aportar con precisión la estadística en términos de resultados, “porque lo maneja el Ministerio Público”, señaló que en términos generales “pero el porcentaje de casos que pasan al correccional se ha reducido entre un 20 y un 30%”.

Teniendo en cuenta la cantidad de hechos que se producen en la provincia de Buenos Aires “son realmente porcentajes muy importantes” ya que se trata de un sistema “total y absolutamente sumarísimo”. El procedimiento bonaerense tiene ciertas similitudes con el que se intenta poner en marcha en Tierra del Fuego, toda vez que “la persona es tomada en flagrancia, inmediatamente se le da intervención al fiscal, se le pregunta al detenido si está dispuesto a formar parte del sistema, y se inicia el procedimiento”, explicó Cohan.

En ese sentido dijo que en general en la Provincia de Buenos Aires “el 80% de los casos son asistidos por la defensa pública” y por tal razón “en forma inmediata toman los casos el fiscal y defensor, y ahí se resuelve el tema. Si no es en el momento se resuelve en no más de 72 horas”.

Cabe señalar que el sistema de flagrancia se aplica en delitos cuyas penas máximas no superan los 3 años de prisión, motivo por el cual entran en este parámetro algunos delitos contra la propiedad como pueden ser los daños y los hurtos.  

“Todos los jueces, que antes estaban un poco reacios, porque inclusive hubo mucha polémica doctrinaria al respecto, porque muchos decían que era una forma de privar cantidad de garantías que tenía que tener el detenido, esto quedó superado y hoy es todo lo contrario”, subrayó la Ministra de la Corte bonaerense.

Sobre los beneficios explicó que el sistema de flagrancia en Buenos Aires redunda en “la no criminalización de alguien que en realidad cometió un delito de alguna manera menor y que lo puede resolver inmediatamente pagando su culpa con la sociedad”.

En cuanto al Poder Judicial manifestó que lo beneficioso es que “ha sido muy positivo para que los jueces se encarguen de las causas importantes” sobre todo teniendo en cuenta que “en el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires entran más de un millón de causas por año”.

Por su parte la jueza del Superior Tribunal de Justicia fueguino, María del Carmen Battaini, destacó que a partir de la sanción el año pasado de la ley de flagrancia “se han implementado las partidas y confeccionado el presupuesto como para ponerlo en práctica”.

“Estaríamos ya terminando esa logística para poner en práctica el instituto de la Flagrancia” y destacó que la capacitación dictada es para cubrir “las necesidades que la sociedad va teniendo de afrontar determinadas cuestiones”, explicó la Ministra.

Battaini explicó que ya en el último tramo “se están capacitando jueces, fiscales, defensores y empleados, que van a tener que instrumentar esta ley de flagrancia” aunque consideró que a partir de su implementación “la práctica nos irá diciendo el cómo vamos a implementarla para que de resultados altamente positivos”.

Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
72%
Es equivocada
28%
Cargando...