La jueza de Instrucción, María Cristina Barrionuevo, procesó a Miguel Ángel Sánchez y Héctor Guillermo Percello por haber asesinado con “ensañamiento y alevosía” a Fernando Alejandro Montoya e incendiado la vivienda en la que también murió su hija de 11 años de edad el pasado 10 de julio. Para la magistrada el crimen fue planeado y premeditado “con frialdad y desprecio por la vida humana ajena”. Ordenó un embargo sobre los bienes de cada uno hasta cubrir los 200 mil pesos. En caso de ser condenados en un juicio, podrían recibir prisión perpetua.
Doble crimen en Los Alakalufes: procesaron por homicidio con alevosía a Sánchez y Percello
09/01/2012
Fallo de primera instancia

Doble crimen en Los Alakalufes: procesaron por homicidio con alevosía a Sánchez y Percello

La jueza de Instrucción durante la feria, María Cristina Barrionuevo, procesó a Miguel Ángel Sánchez (49) y Héctor Guillermo Percello (18) por el delito de homicidio reiterado y doblemente agravado cometidos el pasado 10 de julio en perjuicio de Fernando Alejandro Montoya (50) y su hija Fernanda Ayelen de 11 años de edad, en la vivienda que padre e hija ocupaban en la calle Isla de los Estados 4041.

En su resolución la jueza sostuvo que el crimen fue perfectamente planeado y quedó en evidencia que Sánchez pretendía matar a Montoya por diferencias en la relación del imputado con la ex mujer de la víctima. Montoya se había separado de su esposa, Alicia Pérez, hacía cuatro meses y esta había entablado una relación con Sánchez. Éste último había sido amigo de la víctima durante 20 años, según se desprende del expediente.

No obstante la jueza no consideró veraz la declaración de Sánchez cuando manifestó que fue Percello el que le propuso acudir a la casa de Montoya para agredirlo porque había roto la camioneta de su padre. Tampoco fue tenido por verosimil la manifestación de que él se quedó fuera de la vivienda esa madrugada y que fue Percello el que ingresó y prendió fuego la casa.

No obstante sostiene que ambos actuaron y que Percello ató de pies y manos a Montoya en su dormitorio. Que luego de esto fue Sánchez el que le colocó bolsas de nylon en la cabeza con el objeto de asfixiarlo para luego terminar degollándolo con un cuchillo de tipo tramontina.

Que luego de esto rociaron el cuerpo y la habitación de Montoya con la nafta que Sánchez había levado en un bidón y encendieron fuego. Por esta razón es que Barrionuevo en el procesamiento dictado contra ambos considera como agravante esta circunstancia del incendio intencional “por el medio idóneo para crear un peligro común”.

Además sostiene que ambos sujetos sabían que la menor vivía con su padre y considera que la intención de Sánchez era la de matar no solo a Montoya sino también a la menor y por ello es que prendió fuego la vivienda en cuya habitación contigua se encontraba durmiendo la nena.
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
72%
Es equivocada
28%
Cargando...