Familiares de Víctor Donoso enviaron una emotiva carta a “Reporte Austral” ante el décimo primer aniversario del accidente náutico que le costó la vida en el Lago Fagnano. Un hombre de la pesca que se fue haciendo lo que más le gustaba.
Accidente náutico en el Fagnano: A 11 años de una sentida desaparición
19/10/2012

Accidente náutico en el Fagnano: A 11 años de una sentida desaparición

Víctor Jesús –igual que su papá-,  uno de los mellizos -Aldo y Víctor-  Donoso, nació el 16 de Diciembre de 1947 en Caseros, Provincia de BsAs.

 

El 4 de diciembre de 1963 llegaron a RG junto a su madre Julia -Lita- y su hermana Graciela,

 

Su padre, Don Víctor, había viajado hacía unos meses, en busca de nuevos horizontes –y amparado por sus cuñados Aldo Lima y María Elena- estaba aquí hacía unos meses, a quien se lo recordará porque además de adoptar la profesión de panadero, fue un hombre de gran participación en la organización de eventos deportivos –karting-motociclismo-automovilismo-. Don Victor trajo los primeros karting a RG y fue el representante de Zanella –motos, repuestos y electrodomésticos-, además de haber sido el Presidente del ACRG en 1973 cuando se logró llevar adelante, el Primer Gran Premio de la Hermandad Argentino-chilena.

 

Los “melli” asistieron al colegio Don Bosco, de donde muchos compañeros recordarán anécdotas imborrables y se destacaron por su participación en varios deportes: Karting, Moto, Básquet, Rugby, Fútbol, natación, tenis, paleta, squash, y …amantes de la pesca deportiva y de la navegación de los ríos, ansiosos por conocer cada rincón de esta Isla maravillosa.

 

Como profesor de natación, Víctor será recordado por los niños, ahora adultos, que asistieron en los años  85-86 a la  pileta del Centro Deportivo Municipal. Más tarde trabajó en Inmigraciones y por último, cambió su lugar de residencia a la ciudad de Ushuaia, de donde son oriundos dos de sus amados hijos –hoy de 16 y 13 años-. Su hija mayor, vive en BsAs.

 

Muchos recuerdan todavía, su espíritu inquieto y aventurero, su humor constante y sus ganas de vivir.

 

El 20 de Octubre de 2001, viajó, desde Ushuaia, con su compañero Marcelo Aranda y su bote Fuegia Basquet, rumbo al río Claro, con la misión de pasar a la vuelta por el puesto del club de Pesca en Laguna Palacios, para dejar víveres. El sábado 20, salieron con el bote desde Prefectura –donde dejaron la camioneta con víveres para pasar a la vuelta por Palacios- en el Claro se encontraron con los amigos, Franco Buján y Hugo Carballo. Que habían llegado desde RG ………………………….A las 16 hs, Víctor y Marcelo deciden ir volviendo para lograr pasar por Palacios y que la llegada a Ush no sea tan tardía, ya que al otro día Víctor viajaría con su esposa e hijos a pasar el Día de la Madre a RG, con su mamá “Lita”.

 

Más tarde, Franco y Hugo deciden volver y, al llegar a Prefectura, ven la camioneta de Víctor todavía allí….dudas, sospechas, conjeturas, búsqueda desesperada hasta que Prefectura da la orden de abandonar la búsqueda y reanudarla el día siguiente. Desesperación pero también esperanza…..que con el correr de las horas fue dando lugar a la desesperanza.

 

Apareció el salvavidas, pronto pudieron rescatar a Marcelo Aranda, que ya sufría de hipotermia pero felizmente pudo sobrevivir al accidente..

 

Faltaba Víctor…..Amigos, amigos, amigos, Defensa Civil, Helicópteros, las Cabañas de Mingorance como lugar de concentración y Oscar, Jorge, los amigos del Club de Pesca y  los amigos de Ushuaia y los de toda la vida se unieron a la búsqueda y al acompañamiento de la familia Donoso.

 

La esperanza y la desesperanza cada vez mayor.

 

El clima, el viento, obligó a desestimar los esfuerzos para no correr mayores riesgos y lamentar otras desgracias. Finalmente…..el 23 a las 15 hs, sus sobrinos encontraron su campera roja, dan aviso y Def Civil sale con su equipo y lo encuentra….Las aguas del Lago, tan querido por él, lo devolvieron en Laguna del Indio.

Había muerto el 20, al darse vuelta el bote, chocando con el motor y no logrando sobrevivir. Había muerto, en el Lago que amaba haciendo lo que amaba,, con amigos. Había muerto Víctor, papá, hijo, hermano, amigo y el mejor de los tíos.

 

Después… para los que quedamos….El dolor de la ausencia. Aprender a vivir. Después… Rescatar su presencia en los recuerdos. Después. Aprender a decir adiós.

 

A 11 años -aunque todavía cuesta- lo recordamos por su mejor faceta, su sonrisa y su espíritu incansable.

Galería de noticia
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
60%
Es equivocada
40%
Cargando...