Carlos Traberg, acusado por el asesinato de la transexual Laura Aguilar, declaró hoy que es “inocente” y que niega todo lo que se le imputa, en la primera jornada del juicio oral y público que se le sigue por el delito de homicidio simple, a raíz del hecho ocurrido el 12 de mayo del año pasado, en la vivienda ubicada en Rivadavia 418. 
Carlos Traberg declaró ante el Tribunal de Juicio que “es inocente” 
29/04/2014
JUICIO POR EL ASESINATO DE LAURA AGUILAR 

Carlos Traberg declaró ante el Tribunal de Juicio que “es inocente” 

“Soy inocente, niego todo lo que se me acusa”, fueron las primeras palabras de Traberg, un hombre de 56 años, quien admitió que estuvo en pareja, como novios oficiales, con Laura, relación que mantuvo desde 2006 y que decidió dar por terminada en el año 2010, a raíz de las conductas que tenía su novia, en relación con el excesivo consumo de alcohol. 


Traberg dijo que detonante que le hizo terminar con la relación, fue el hecho que cuando él estaba ausente, por viajes que realizaba al continente en su condición de chofer de un camión, Laura le confiaba que salía con otros hombres. “Pero como, no somos novios Laurita. Me estas cagando”, dijo que una vez le recriminó, antes de dejar de verla como su novia. 


Sin embargo, de acuerdo a lo que contó el acusado, Laura Aguilar nunca pudo superar que la relación se terminara y que constantemente la llamaba para que se juntaran, ya sea para estar en su casa o ir hasta la playa “a ver a los lobitos”, decía, porque se estacionaban frente donde se construye el puerto para Río Grande. “Vos sos mi perro fiel”. Así señaló Traberg que siempre le decía Laura y que ella era como que buscaba compañía porque se sentía sola. 


El día de los hechos 

En relación a lo ocurrido ese 12 de mayo del año pasado, que fue domingo, Carlos Traberg dijo que llegó a Río Grande de un viaje a Ushuaia y que le dolía mucho la cabeza, a pesar de lo cual preparó un asado para compartir con su madre y con su cuidadora, Paula Casimirio, una mujer que en su momento estuvo imputada en la causa, pero luego fue sobreseída. 


Traberg dijo que como le dolía mucho la cabeza se había retirado a dormir a su dormitorio, cuando recibió un llamado de Laura, exigiendo querer verlo y recriminándole el hecho de no querer atender el celular, explicando el imputado que ese día se había quedado incomunicado por un desperfecto en su equipo que pudo solucionar recién cuando llegó a su domicilio. 


Dijo que cuando Laura llegó a su casa, estaba muy alterada y que golpeó en forma violenta el cerco de la casa. Traberg la atajo en la entrada, porque no quería que entrara a la casa y que haga un escándalo delante de su madre. 


En ese momento, dijo que la víctima lo amenazó diciéndole “Carlos estoy armada y no te tengo miedo”. “Maldito infeliz me cagaste el domingo”, le gritaba Laura, mientras se abría paso para ingresar a la casa e instalarse en la cocina. Allí, Traberg dijo que la víctima se trenzó en una pelea con Paula Casimirio y que ambas se habían agarrado de los pelos, momento en que intervino para que frenar la pelea. 


Sin poder recordar muchos detalles, El acusado señaló que Laura tomó un cuchillo de cocina, que el había usado para preparar la carne para el asado que había hecho ese mediodía y que ambos forcejearon, porque él le quería retirar el arma de la mano. 


“Después es como que todo se nubló y los dos caímos al suelo, cuando me pude recuperar, le pedí a Paula Casimiro que llame a la cana, fue lo primero que se me ocurrió, que llame a la cana”. Dijo que después llegó la Policía y que lo sentaron en un sillón esposado, “no entiendo por qué. No entiendo nada de esto”, aseguró.

Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
72%
Es equivocada
28%
Cargando...