Un hombre que atentó contra dos mujeres con un arma blanca y hurto dos celulares a otras personas, fue condenado a un año de prisión en suspenso, pero se lo obligó a someterse a un exhaustivo tratamiento para tratar de variar su conducta.
 Ordenan tratamiento psicoterapéutico, psicológico y psiquiátrico a un violento
06/03/2018
CONDENADO POR LA JUSTICIA

Ordenan tratamiento psicoterapéutico, psicológico y psiquiátrico a un violento

En un proceso de omisión de debate, el Tribunal de Juicio de Río Grande aplicó una condena en suspenso, de un año, a un hombre que fue identificado con las iniciadas QBD, por los delitos de amenazas agravadas, por el empleo de armas y hurto, a raíz de un hecho que fue cometido el 4 de julio de 2015.

El condenado deberá cumplir durante dos años con reglas de conducta, entre las cuales se detalla fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados. Además en el ámbito de la institución mencionada, deberá realizar un tratamiento psicoterapéutico psicológico y psiquiátrico, sugeridos por los peritos especializados.

 

Ataque a mujeres

El condenado fue procesado por haber amenazado, mediante la utilización de un arma blanca a una mujer identificada con las iniciales GFA, en la vivienda de su suegra. Junto a otro individuo, golpeó la puerta trasera del domicilio ocasionando que la mujer se despertara y abriera la puerta. Al verla, el hombre extrajo del interior de su campera un machete con el objetivo de agredirla, sin poder lograrlo ya que pudo esquivarlo.

Tal situación hizo que la suegra de la víctima, interviniera, y refiriera a los atacantes que llamaría a la policía, lo que generó que se retiraran de la vivienda. Sin embargo, las dos mujeres pudieron observar  que el acompañante de QBD (quien no pudo ser identificado), se quedó al frente de la vivienda y con el arma de fuego que sostenía entre sus manos, disparó al aire en tres oportunidades.

 

Hurto de celulares

El hombre identificado con las iniciales QBD, minutos después de terminar con el ataque a las mujeres, sustrajo, sin ejercer violencia, un celular perteneciente a otra mujer e intentó sustraer el teléfono de un hombre, amenazándolo mediante la utilización de un arma blanca.

Al condenado se lo acusó además haber amenazado con arma a las mencionadas víctimas y a otra mujer, todos ellos de nacionalidad dominicana; y se lo consideró responsable de haber ocasionado daños en el interior del domicilio en el cual se encontraban compartiendo una cena.

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me gusta
    100%
  • No me gusta
    0%
  • Me es indiferente
    0%
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
38%
Es equivocada
62%
Cargando...