El decreto de Sebastián Piñera del 23 de agosto pasado complica las relaciones entre Buenos Aires y Santiago de Chile, y Alberto Fernández analiza la respuesta que ejecutará frente a esta situación inesperada.
Argentina analiza ir a la Corte de La Haya para resolver el conflicto
01/09/2021

Argentina analiza ir a la Corte de La Haya para resolver el conflicto

Según publicó Infobae el martes, el Presidente Alberto Fernández analiza dos posibilidades ante esta situación. Una es sería convocar a un tribunal ad hoc  y la otra, es hacer una presentación legal en la Corte de la Haya.

Con su decreto del 23 de agosto, a pocos meses de terminar su mandato, Piñera intenta apropiarse de 1.000 kilómetros cuadrados de una zona de los Hielos Continentales que ya estaba delimitada y sumar otros 5.000 kilómetros cuadrados al territorio de Chile que pertenece a la plataforma continental de la Argentina.

Es más: el decreto CVE 2000795 avanza también sobre 20.000 kilómetros cuadrados en las cercanías de las Islas Malvinas que son patrimonio común de la humanidad, y que abre una hendija jurídica para disputar a la Argentina sus propios derechos sobre la Antártida.

La ofensiva diplomática chilena se corona en un lenguaje cerrado, frío y apenas descifrable para expertos que trabajan a los dos lados de la Cordillera de los Andes. Y todo se formaliza con un decreto que apenas tiene un artículo y tres incisos.

Ese simple artículo le permite a Piñera ampliar de hecho el territorio chileno, irrumpir en una zona de la Antártida que no le pertenece a Chile y perseguir ingresos millonarios en petróleo y crustáceos.

Según Infobae, Piñera ejecuta su movimiento geopolítico anulando una “y” griega, agregando una coma e incluyendo la frase “y límite exterior de 200 millas marinas de la Plataforma Continental”, a un decreto anterior que había sido consensuado por las cancillerías de los dos países en el siglo XX.

La Casa Rosada no quiere que este conflicto diplomático se espiralice hasta llegar a una cota dominada por el nacionalismo que casi provoca una guerra en 1978, y Alberto Fernández se mueve con delicadeza para evitar un mal paso aquí y otro en Santiago de Chile.

Sin embargo, el jefe de Estado sabe que ya hay una diferencia territorial y que Piñera no dará marcha atrás. Entonces, el único camino que queda es un tribunal arbitral ad hoc -previsto en el tratado de 1984- o realizar una presentación formal en la Corte de la Haya.

Pero las diferencias con Chile, no terminan en el rechazo a los límites previstos por el tratado de Paz y Amistad de 1984. Con su decreto firmado hace una semana, Piñera también contradice un acuerdo sobre Hielos Continentales vigente desde 1998. Esa pieza bilateral fue rechazada por Néstor y Cristina Fernández de Kirchner, y aún está vigente para ambos países.

En 1998, Argentina y Chile firmaron un tratado para precisar el recorrido del límite fronterizo entre el monte Fitz Roy y el monte Daudet, adentro de los denominados Hielos Continentales.

El acuerdo tiene dos secciones:

A) Para fijar los límites del cerro Murallón al monte Daudet.

B) Para fijar los límites desde el monte Fitz Roy al cerro Murallón.

Respecto a los límites de la sección A -del cerro Murallón al monte Daudet-, Chile no opuso objeciones. El trazado beneficia sus aspiraciones geopolíticas porque se inclina hacia el este, un área de pertenencia geográfica de la Argentina.

Y en cuanto a la sección B - del monte Fitz Roy al cerro Murallón-, Argentina nunca logró que Chile aprobará la demarcación legal. Se tardó trece años para elaborar un carta a escala 1:50.000, y desde ese momento, el Palacio de la Moneda postergó todas las respuestas a los planteos diplomáticos de la Casa Rosada.

Esa maniobra deliberada de Chile, terminó de manera abrupta con el decreto del 23 de agosto. Piñera consideró que no tiene sentido fijar los límites de la sección B - del Monte Fitz Roy al cerro Murallón -, y decidió de manera unilateral que esa zona también es chilena.

La postura de Piñera implica que Chile añadió mil kilómetros cuadrados más a su territorio que pertenecen a la Argentina por el tratado suscripto en 1998. Ese acuerdo bilateral siempre fue aceptado por ambos países y sólo faltaba delimitar la sección B entre el Monte Fitz Roy y el cerro Murallón.

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me gusta
    %
  • No me gusta
    %
  • Me es indiferente
    %
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
52%
Es equivocada
48%
Cargando...